Seguidores

domingo, 13 de julio de 2014

Impresionante jornada de pesca

El domingo volvimos al escenario de la semana anterior. Un pensamiento dorado se apoderó de mí, mientras conducía hacia casa de Manel. Con un poco de suerte podíamos repetir la jornada tras las doradas.
Entonces no tenía ni idea de las emociones que nos aguardaban ...
(foto tomada al final de la jornada)
En esta ocasión fuimos Manel, Miguel ( a quién no conocía) y un servidor.
Una vez llegamos al pesquero con la lancha, dispusimos el material y comenzó la espera.
Tras un buen rato con las punteras de las cañas sin anunciar actividad, comenzó el baile.
Manel y yo fuimos los primeros en sentir las doradas al otro lado de la línea, con sendas piezas al otro lado de las líneas. Sin embargo, carecíamos de sacadera, por lo que mi pieza se perdió cuando nos disponíamos a levantarla. Manel fue más avispado y logró echarla a bordo (1).
A continuación, otra picada para mí. Mientras recupero línea, uno de los cabezazos de la dorada rompe el bajo de línea y me quedo con la miel en los labios.
Manel comienza a tomar ventaja con otra captura más. La veteranía se impone y eso había que tenerlo presente (2).

Una dorada mordisqueaba mi cebo, pero Miguel se adelanta a clavar una dorada que hacía lo mismo.
Era su primera cabezona, así que había que posar, dándole el beso de rigor jejeje.
Me encantó ver la cara de alegría de este joven, ya que vivió la captura en todo momento (3).

(foto tomada al final de la jornada)
La siguiente me tocaba a mí. Cuando fue el momento de clavar, lo hice con energía. Luego ajusté el freno del carrete, para dar un poco de margen al pez. No quería perder otra pieza. De esta manera llegó mi primera dorada de la jornada (4).
Nuevamente, una dorada se abalanzaba sobre mi cebo, para después clavar con firmeza. El combate que me brindaba era espectacular, por lo que lo disfruté al máximo (5).
El hecho de carecer de sacadera, me preocupaba cuando el pez se acercaba a la embarcación, pero al final fuimos resolviendo la papeleta.
Era el turno de Manel, el cual sacó la mayor pieza hasta el momento. Su equipo se comportaba de manera impecable y no tardó en acercarla e izarla a bordo (6).
(foto tomada al final de la jornada)
Ahora las cabezonas sólo hacían caso a los cebos de Manel, así que le tocó lidiar con una nueva dorada, que también dio con sus escamas en la cubierta de la embarcación (7).
Pero todas las rachas terminan y ahora fue el turno de Miguel, que como en la anterior ocasión, resolvió sin complicaciones (8).
Unas tímidas picadas me indicaban que mi cebo había llamado la atención de un nuevo pez, sin embargo, en esta ocasión se trataba de una osada lubineta, que tras la foto volvió a su medio.
Manel volvió a la senda del triunfo y se hizo con otra pieza más. En esta ocasión de menor porte que las anteriores (9).
Después Manel y yo fuimos sacando algunas doradas más (10, 11 y 12). Dos de ellas las sacamos con la ayuda de un cubo jejeje.
La dorada número 12 fue la que se comió el último cebo que nos quedaba, por lo que tocaba volver a puerto.
 Mientras recogíamos los aparejos y las cañas, Miguel observó la sacadera en un lateral de la embarcación. Estuvimos tan ciegos con la actividad de las doradas, que no pudimos ver el útil que nos hubiera salvado dos doradas más. Nos lo tomamos con mucho humor, pues habíamos triunfado por la mañana.

A la hora de la comida, Manel se tuvo que ausentar, pero por la tarde Miguel y yo contaríamos con dos nuevos tripulantes. Eran Roberto y Miguel, los cuales nos ayudarían a recolectar algo de cebo tras la comida.
Una vez con el estómago lleno y el cebo a buen resguardo, nos subimos a la embarcación y pusimos rumbo a la zona de pesca.
 La actividad de la tarde no tenía que ver con la de unas horas antes. Los peces no comenzaron a picar hasta bien entrada la tarde. Permanecí con la caña en la mano todo el tiempo y así percibí una leve picada. En cuanto tuve la oportunidad, clavé como había hecho en otras ocasiones con Walter.
 Un poco más tarde, sugerí que si le picaba una dorada a Miguel, esta le podía llevar la caña. Mientras lo decía sentí una violenta picada y clavé raudo. Comencé la pelea con el pez, pero instintivamente, de dije a Miguel (que se incorporó por la tarde) que cogiera la caña y que la sacara él.
Con muy buena mano, este logró acercar al pez hasta la embarcación, para luego izarla con ayuda de la sacadera.
Más tarde Miguel (compañero de la jornada matinal) sacó una lubineta pequeña. Esta lo había mareado durante un rato, hasta que fue capaz de clavarla.
Poco después, él mismo sacó una dorada, que picó por sorpresa, mientras le comentaba que fingiera una clavada, para alertar a un amigo suyo, que estaba en una embarcación cercana. Fue una situación de lo más cómica.
El otro Miguel se hizo con un sargo en los últimos lances, el cual fue bien recibido a bordo.
Por su parte, Roberto no tuvo la suerte de cara, pero yo se lo achaco a que horas antes había capturado un robalo de 7.4 kilos, por lo que Neptuno ya lo había recompensado de sobra jejeje.

Sin duda fue un gran día de pesca, de esos que no se olvidan nunca. 15 doradas que nos brindaron espectaculares lances de pesca. Ahora ya sólo quedaba degustarlas jejeje.

32 comentarios:

  1. Buen relato y bonita jornada la que disfrutasteis, sin duda muy completa. Lo de la sacadera tiene su gracia, aunque con una buena pepona, seguro que si que la hubieris echado en falta, hasta en eso tuvisteis la suerte de cara.

    Saludos makina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si llega a salir una de las gordas, le dábamos con la caña en la cabeza jejeje. A ver si próximamente sale alguna más interesante.

      Saludos

      Eliminar
  2. Enhorabuena josiño,tienen que pelear de lo lindo,menuda pescata si señor son de las que no quieres que pase el tiempo,a seguir asi un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los equipos que llevamos, se disfrutan mucho. A ver si se repite en otra ocasión.

      Saludos

      Eliminar
  3. Una jornada sin duda memorable, enhorabuena a todos los participantes, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente compañero, muchas gracias.

      Saludos

      Eliminar
  4. Menuda jornada Jose,felicidades a todos,pocas se ven asi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pozi jejeje. Ahora a ver si todas salen por encima de dos kilates jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  5. Enhorabuena Josiño bonita pesquera si señor. Un saludo crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. A ver si se va mejorando en tamaños.

      Saludos

      Eliminar
  6. Enhorabuena Josiño, muy buena pescata de doradas, por el relato se ve que lo pasasteis en grande y también enhorabuena a tu compañero por la lulu conseguida de 7,4kg menudo morlaco!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me lo pasé en grande porque todos lo hicimos. Eso sí, me hubiera gustado ver la cara de Roberto con su robalaco.

      Saludos

      Eliminar
  7. Eso si que es una jornada intensa y divertida, enhorabuena.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intensa por la cantidad de picadas y divertida, porque siempre estamos de cachondeo jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  8. Enhorabuena. Eso si que es pescar !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Tuvimos la suerte de cara en esta ocasión.

      Saludos

      Eliminar
  9. pero si entre las 15 no hay ninguna buena,son doraditas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no. Yo le llamo buenas a partir de un par de kilos, pero la talla mínima legal es tan pequeña. A ver si puedes recoger firmas y conseguir que suban la talla mínima a 50 cm. Entonces sí que íbamos a tener de las gordas.

      Saludos

      Eliminar
  10. Que buena jornada, la intensidad con la que lo has relatado seguro que se queda corta comparada con la realidad, enhorabuena lo debisteis pasar fenomenal!

    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las peleas con los peces fueron muy entretenidas, especialmente por los equipos. Pero como bien dices, la realidad fue aún mejor jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  11. Vamos tener que embarcarnos para hacer jornadas inolvidables como la vuestra Josiño jejejeje. Noraboa amigos y que aproveche, las robalizas siguen desaparecidas.

    Te ha quedado muy guapa esa gorra josiño


    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo, las embarcaciones nos brindan la posibilidad de tocar otros pesqueros, por lo que bien valen mientras no tenemos otra opción.
      La gorra me está taryendo suerte jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  12. Boas Josiño,
    mas que pescaria companheiro, fabulosa, um dia para recordar parabéns.
    Um grande abraço de Portugal e continuação de bons lances.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moitas grazas. Sen dúbida que recordarei a xornada para sempre.

      Saúdos.

      Eliminar
  13. Jornada bastante entretenida y productiva Josiño, enhorabuena todos, la próxima vez la sacadera por si salen las gordas jejeje, Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entretenidas son siempre, productivas ... depende. Eso sí, la sacadera la llevamos aunque tengamos que pescar doradas con las manos jejeje.

      Saludos

      Eliminar
  14. Pues si que les dísteis bien, estábais encima del ñeru!
    Enhorabuena por la jornada tan divertida, un saludo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que había reunión, porque era echar y picar.

      Saludos

      Eliminar
  15. E tio esperaba mas de ti no te da verguenza llevarte esas doraditas? Sigo tu blog ace mutxo y k ables de tayas no es excusa para llevarte esaaas doradas de medio kilo y encima te krees ke eso es una pescata gente como vosotros sobrais en la pesca me dejas asombrado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haberte defraudado en ese aspecto. Sé que se capturan doradas mayores y que evidentemente, la relación de densidad grandes-pequeñas es abismal a favor de las últimas. A efectos de estadística, se van a capturar más pequeñas que grandes. Evidentemente, la talla no puede ser nunca una disculpa, porque la última palabra de liberar o llevar al pez, la tenemos nosotros. Es posible que alguna gente que haya alabado esta acción, en realidad piense como tú y por eso valoro tu comentario y lo publico.
      Yo también he visto muchas pescatas de doradas pequeñas y aún así no les he increpado por ello, ya que actúan dentro de la legalidad. Es gente que sin embargo no va a publicar sus fotos en internet, ni nada por el estilo. Ahora me pregunto: si hubiera pescado estas "doraditas", me las llevara para casa y no publicara nada ¿Sería mejor pescador o persona a tus ojos? Acaso no te podrías enterar en un futuro por otra vía de esto que había hecho. Yo comprendo una cosa desde hace tiempo y es que no se puede contentar a todo el mundo. No existe la persona perfecta. A cualquier persona y por lo tanto a cualquier pescador, se le puede achacar algo: Que deje restos de su presencia tras una jornada de pesca, que no tenga cuidado con la manipulación de los peces sabiendo que los va a liberar, porque le interesa más una foto, que pesque en zonas prohibidas porque sabe que va a pescar más y mejor, etc... Yo conozco casos de compañeros que hacen cosas que yo no haría o que no me satisfacen demasiado, sin embargo no puedo interferir en su libertad de hacerlo. Sólo puedo expresar mi opinión para que estos reflexionen. Siempre nos encontraremos con injusticias, tanto en la vida o en la pesca, sin embargo a veces hay que mantener una postura de respeto. Piensa que incluso yo podría decirte que firmaras el comentario con tu nombre y no por ello te iba a contestar de peor modo. Sin embargo respeto a la gente que quiera expresarse desde el anonimato.
      Para finalizar, quisiera comentar que si no quieres volver por este espacio, lo entenderé. Y si vuelves a visitarlo y miras un post sobre doradas, ojalá sean pocas y de buen tamaño las que me lleve o libere. Tú mismo.

      Saludos

      Eliminar