Seguidores

lunes, 30 de agosto de 2010

Sorpresas en el mar

En esta última salida de pesca del mes de agosto, no madrugamos demasiado, porque los días ya se van acortando.Después de reunirnos Diego, Juan, Marcos y yo, pusimos rumbo a la zona de pesca.
Cerca de donde nos encontrábamos, observamos a dos pescadores, que son viejos conocidos de la pesca a spinning en embalse. No me acerqué a charlar con ellos, pues acabábamos de comenzar y no era plan de ponerse a hablar, cuando aún no había salido la primera pieza de la jornada.En el horizonte se apreciaba el humo de los incendios, que nos llegaba del país vecino.
Sin duda la magnitud de estos es de proporciones colosales, pues a medida que avanzaba la jornada, el humo iba en aumento a pesar de la ausencia de brisa.La calma de las aguas y su claridad, condicionaban mucho la pesca, por lo que aprovechábamos para ir comentando otros temas.
Es el caso de los señuelos. Juan traía un Vision Oneten de Megabass- Ito y yo una copia exactamente idéntica salvo los ojos, de la casa Payo. En el caso de la copia, esta tiene un precio muchísimo más asequible.El mar seguía muy calmado y las gaviotas se abalanzaban sobre nuestros paseantes. Cada vez son más frecuentes las anécdotas que ocurren con estas aves.
Algunas de estas anécdotas finalizan con la pérdida del señuelo o en el peor de los casos, con la gaviota enganchada por el pico.Cuando Juan y yo nos encontramos con nuestros compañeros, Rubén se había sumado al grupo.
Diego había sacado un abadejo y dos agujas. Los demás no habían capturado nada, pero aún quedaba mucha mañana por delante.En una zona de canales, observamos un cardumen de peces en la distancia. Intentamos capturar alguno, pero no había manera. No sabíamos de qué clase de pez se trataba, así que intentamos clavar alguno. Después de muchos intentos, conseguí atrapar uno y me llevé una gran sorpresa cuando comprobé que se trataba de una lisa, pero no cualquier lisa, sino la que tiene una pinta amarilla en su opérculo: La liza aurata.A media mañana Juan tenía que ausentarse, así que decidimos pescar un poco más y luego cambiar de zona.
La actividad era nula y los señuelos que les ofrecíamos a las potenciales presas no daban resultado.Una gaviota intentaba dar buena cuenta de una estrella de mar, pero al rato desistió. Sin embargo, otra que sí había conseguido comerse una de las extremidades de la estrella, acabó por regurgitarla.En una zona de rocas encontramos lo que serían los restos de un aparejo de pesca. Una vez más, el mar echa de sus dominios lo que es ajeno a él.
Metros y metros de cuerda de nailon (nylon), con ramales de sedal de gran diámetro.En la nueva zona nos encontramos con una alta concentración de laminarias. Estas se convierten en una verdadera trampa, pues resbalan una barbaridad.
Diego pudo comprobar esta característica a pesar de extremar las precauciones al moverse por las rocas.
Por suerte se lo tomó con buen humor, pues la caída no terminó en tragedia.En uno de los últimos lances de la jornada, tuve una picada con una respuesta que no había visto antes. Unas veloces carreras cambiando de dirección.
Cuando el pez estaba cerca, pensé que era una pequeña lubina, pero la sorpresa fue mayúscula, cuando comprobé que se trataba de un reo.
Uno de esos bellos salmónidos que en su periplo marino adquiere un bello color plateado.
Lo desanzuelé con rapidez y lo devolví a su medio.
Al soltarlo, me dejó alguna de sus escamas, pues en esta fase marina, se le suelen desprender con facilidad.
Y la mañana no nos dejó hacer más, por lo que nos fuimos de camino a los coches.

11 comentarios:

  1. Muy buen relato amigo Jose como es habitual en tus entradas, es curioso lo que cambia el mar de un día para otro y mucho mas aun si cabe al transcurrir de una semana, estas salidas de pesca están bien para probar señuelos por que mejor piscina que la de esta ultima salida no creo que encontremos, ahora toca esperar pacientemente a que el mar haga su trabajo rompiendo con violencia las laminarias para que empiece lo bueno de verdad que no es otra cosa que el spinning otoñal.
    Un saludo, Juan

    ResponderEliminar
  2. Precioso el reo, enhorabuena y saludos.

    Blog Pesca a Mosca en Granada.
    http://rafamcriado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Hola Jose;

    El tiempo no acompaña para el roquero, pero al menos veo que le sacáis partido a días malos, lo importante es eso, pasar un rato agradable en buena compañía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. es que no parais. Sois unos incansabes en esos peligrosos roqueros.
    Curiosisimo lo del reo. Es la 1ª vez que se de una captura de este salmonido en el mar.
    Felicidades a todos por la jornada
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito el Reo y la Lisa... ah y dale confianza al Aegis Oneten de Payo que por aqui ya esta dando sus resultados...

    ResponderEliminar
  6. Ostrass, qué chulo el reo Jose!! Una captura así no la puede contar cualquiera, enhorabuena!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hno. de los anzuelos, Jose:
    En ocasiones el río o mar nos obsequia calidad, en otras cantidad,...pero siempre nos permite gozar de buenos momentos entre "hermanos de los anzuelos",...fué tu caso.

    Las aguas en ocasiones nos "enseñan" el correspondiente lugar en el que se debe dejar ciertos objetos que no pertenecen a su "vientre".

    ¿Los señuelos que muestras, traen de fábrica tres triples, o es una opción libre para distribuirlos a gusto del pescador?. Ya que aprecio en la fotografía la cola tiene "lugar" para colocar otro triple.
    Un abrazo grande y,...
    Un afectuoso sapukay.

    ResponderEliminar
  8. Ampliando la fotografía observé que cuenta con tres triples.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Juan. Si la variación del mar en un kilómetro de costa puede ser bestial ... qué me vas a contar con días de diferencia.
    Muchas gracias Rafael.
    El tiempo ahora no está para muchas alegrías, pero hay que salir de pesca para no perder la costumbre jejeje
    No paramos Barbux. De vez en cuando salen reos pescando en el mar, pero no es frecuente.
    Si oportunidades de doy al señuelo, pero hay veces en las que hay que dejarlo en el banquillo.
    Claro que no la puede contar cualquiera. El primer requisito es que haya reos en el mar ¿Para cuando un salmón? jejeje
    Lo primero es pasarlo bien y a poder ser en buena compañía Leo. Los señuelos vienen así de fábrica y lo malo es que a veces están tan bien equilibrados, que cualquier variación, hacen que no trabajen adecuadamente.
    Muchas gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por el reo "marino"...
    y las lubinas a mosca.... ¿sería posible??
    un saludo

    ResponderEliminar
  11. Josiñoooooooo¡¡¡¡¡
    Un placer volver atu blog, pionero y referente para muchos de nosotros.
    Genial la entrada aunque lo de los incendios en Portugal pone los pelos de punta. No he podido evitar una sonrisa con lo del reo. Recuerdo cuando Carmen pilló uno en Portosin. Nos quedamos boquiabiertoscon aquello pues no me cuadraba eso de sacar una trucha en un puerto marino...jejeje Cosas que pasan.
    un fuerte abrazo amigo y me tendrás más a menudo por aquí.

    ResponderEliminar